Discípul@s de Dracón (I): Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

Dracón, legislador ateniense (segunda mitad del siglo VII a.C.), realizó reformas legislativas con el fin de sofocar la agitación pública existente y restringir la acción particular de la nobleza y los clanes. El problema fue que dichas leyes fueron severas e incluso sanguinarias.
Ahora se habla de leyes draconianas a aquellas que se validan aún sabiendo de antemano que son injustas…
Hace tiempo que quiero empezar esta serie de artículos, y que al final, y teniendo en cuenta el tema de algunos de ellos, he decidido comenzar en este mes dedicado a las mujeres -que en este caso, lo draconiano es su abolición impulsada por el fanatismo ultra-.

La Interrupción Voluntaria del Embarazo -que, pese a lo que quienes están en contra proclaman es VOLUNTARIA, y no obligatoria- o Aborto, cuya ley no agrada lo más mínimo, ni tan siquiera a los grupos más ultraconservadores, y eso que están consiguiendo que se paralice todo avance, es un tema candente, frente al que los grupos anti-elección corren veloces a manifestarse siguiendo la doctrina y directrices de las y los iluminados de turno -que por cierto, suelen ser siempre la misma gente-, aunque después, como nos informó hace poco el compañero Alex, se tiren los tratos a la cabeza por el vil metal -algo que parece ser poco espiritual y sí muy mundano-. O que el grupo de seguridad del estado encargado de la defensa del medio ambiente y la naturaleza (¿se observa la relación?) arremeta contra mujeres y clínicas, pasándose, no se sabe por dónde, varios Derechos Humanos y Derechos Sexuales.

Cada vez que abortas se fabrica un tricornio menos

Para el movimiento anti-elección -y anti-erección, prácticamente- toda ley hace que lo que legisla se propague: ya iba a pasar con el divorcio, las bodas homosexuales, etc. etc.; ahora les parece mal la ley y se ceban con el punto quizás más sensible: ya que con 16 años se tiene la opción -otra vez es VOLUNTARIO- de abortar sin consultar previamente a mamá y a papá. Porque resulta que esa niña -este termino sólo pretende infantilizar la situación y negar derechos a las mujeres, una vez más- no son lo suficientemente maduras para abortar, otra cosa ya es ser madres, que para eso sí lo son. Si una hija no cuenta algo así en casa, es un problema, desde luego, pero de comunicación, que probablemente esté sujeta a una educación a base de grilletes.

Estas manifestaciones -tanto humanas como verbales- transcurren bajo palio y están bendecidas por las deidades terrenales, gente cuyo única finalidad en la vida es conseguir que sus inhibiciones personales se hagan norma -ya son doctrina de fe- para que toda la humanidad las suframos en nuestras propias carnes.
Si alguien no quiere abortar es una decisión muy digna, allá cada cuál; y si alguien no piensa permitir que sus hijas lo hagan es algo de lo que luego debería responder; pero aún así, no es algo que debamos sufrir el resto de personas por un capricho.

Es injusta, por la sencilla razón de que la moralina que la ha parido -con perdón por el símil- repudia cualquier aportación científica a la causa. Lo que por cierto, no va a evitar que sigan yendo de progres, claro está.
¿De qué nos sirve la verdad cuando es mejor dirigir conciencias?

El Reno Renardo – Cien idiotas

Anuncios

Un comentario en “Discípul@s de Dracón (I): Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo

  1. Pingback: Discípul@s de Dracón (II): Perdiendo el juicio «

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s